Los fabricantes de máquinas de café expreso de hoy en día ya no se contentan con crear un producto de calidad con el único propósito de ofrecer a los consumidores un buen café expreso. Hacen todo lo posible para seducir a los clientes a primera vista ofreciéndoles bellas máquinas diseñadas con formas y colores más atractivos. una forma cúbica Este es un nuevo modelo con un buen marco de acero viejo y un simple recubrimiento de ABS. Las máquinas de café expreso de Delonghi son, sin embargo, más conocidas por su diseño clásico, concebido en líneas más bien cúbicas y en colores sobrios como el gris, el negro y el blanco. Por otro lado, también hay marcas que ofrecen herramientas con un diseño más refinado y redondeado. Y para aquellos que buscan la modernidad o que quieren mejorar su máquina a toda costa, recomendamos las máquinas de café expreso Jura. En lo que respecta a la limpieza, es importante asegurarse de que la máquina esté equipada con accesorios extraíbles para garantizar un mantenimiento minucioso. La mayoría de las máquinas de café automáticas tienen un sistema de limpieza manual, mientras que algunos modelos, como las máquinas de espresso Tassimo, tienen sistemas de limpieza automática con pastillas. Lo más importante es cambiar el cartucho de filtro regularmente, descalcificar el café y limpiar el circuito de la leche. En cualquier caso, lo mejor sería optar por una máquina equipada con un programa de limpieza y enjuague sistemático para hacer su vida más fácil.