Temperaturas negativas, viento fuerte que acentúa la sensación de frío, humedad y calor mal evacuado: tantos inconvenientes que pueden transformar un buen día de esquí en pesadillas tan pronto como su equipo deja algo que desear. Un traje de esquí elegido con cuidado ayudará a reducir estas limitaciones y así disfrutar plenamente de sus días en las pistas. La prisa es un mal consejero, así que tómate tu tiempo…